Cómo Enseñar A Leer A Nuestros Alumnos

como enseñar a leer a nuestros alumnos

Cómo Enseñar A Leer

La lectura es una herramienta extraordinaria de trabajo intelectual ya que pone en acción a la mente y agiliza la inteligencia. Además aumenta nuestra cultura, proporciona información, conocimientos y exige una participación activa, una actitud dinámica que transportará al lector a ser protagonista de su propia lectura, y no dejarlo actuar sujeto paciente.

Una norma general de todo aprendizaje infantil es celebrar con grandes muestras de alegría la finalización de cada sesión, el niño ha hecho algo importante y comprueba el reconocimiento de sus padres a su importante logro. Para que el niño realice un aprendizaje completo, placentero y eficaz de la lectura se han de tener en cuenta las siguientes indicaciones.

images (97) Empezar lo antes posible. La mejor edad para enseñar a leer a un niño es cuando tiene alrededor de un año. Si no se empieza a esta edad, siempre es mejor a los dos años que a los tres, o a los tres que a los cuatro o los cinco. Cuando más pequeño es el niño, mejor dispuesto está su cerebro para un buen aprendizaje, y el proceso resulta más fácil y cómodo.

images225

400_F_32839911_5OEH18hPOulQnjxNARaEGZCe94ahX5cSLa sesión de lectura tiene que ser alegre. Las “clases de lectura” han de ser como unos momentos de fiesta en los que todos los participantes disfruten. Si el niño y quien lo enseña, sea alguno de los padres o un educador, no lo pasan bien, algo funciona, así que hay que desistir de seguir adelante a la espera de momentos mejores.

imagesm

400_F_32839913_JhaBg7Qur1AUbxibF8gMXjrWdH40DXJMSesiones frecuentes. Debe haber varias sesiones del día, aunque de escasa duración. Hay que cuidar la preparación y la organización de los materiales que van a utilizarse durante los meses en que se lleva a cabo el aprendizaje.

images123

images (98)Sesiones muy breves. La atención de los niños no puede concentrarse más que unos pocos segundos, por lo que hay que aprovechar ese tiempo sin llegar a cansar. La duración de cada sesión oscila entre los cinco o seis segundos para los más pequeños y los diez u once para los mayores. La norma básica es que la sesión termine antes de que muestre cansancio.

leyendo
images (99)Aprovechar los momentos de lucidez. Hay que aprovechar los momentos del día más adecuados, cuando los niños están despejados, sin síntomas de sueño o cansancio. Nunca hay que enseñar a un niño cuando se encuentre cansado, con sueño o con hambre. También es importante el ambiente del lugar, se requiere un buen entorno que evite las distracciones del niño, sin ruidos de radio o televisión, ni objetos en las aproximaciones que traigan su atención.

images125
400_F_32839943_aNhWclqZgR5sqbxHqXCxeq2faSYTXljyNada de repeticiones. El niño no capta las palabras a fuerza de repeticiones, sino gracias a su retentiva y a la agilidad de su cerebro. Para ello hay que utilizar materiales nuevos y bien preparados. No es necesario comprobar si el niño ha captado lo que se le enseña.

images8554
400_F_32839945_aljhM9pxGNgnQz5ZRjCpLGALJ8ObLidmRitmo rápido en las sesiones. Las sesiones deben prepararse bien para que no se produzcan silencios que desconcierten a los niños y les distraiga. Una vez elegido el momento, se lleva a cabo la sesión en pocos segundos, sin interrupción ni espacio ninguno. El tema de la rapidez es vital porque los niños aprenden rápidamente y mostrarles una tarjeta más de un segundo les cansa. Los niños no necesitan mirar fijamente para entrar atentos y absorben las informaciones al instante, como esponjas.

lectura_comprensiva (1)
images (100)Nada de controles individuales. Hay que respetar al niño y tener confianza en él. No hay que ponerle nunca en situación de fracaso haciéndole preguntas de control o examen, aunque ésta sea una costumbre inveterada en la escuela.

nenes jardin leyendo eb biblioteca
400_F_32839954_ChvhMw1ELZWsJVm3d6AgmXcsOYn1K8wNEnseñar con el entusiasmo. Hay que dar a la sesión de lectura el empaque de algo importante; mostrar un buen talante, poner énfasis en las frases que se dicen y utilizan un tono de voz algo elevado muy afectuoso. Es preciso mantener el mismo entusiasmo todo el tiempo que dura la sesión. Si la persona que tiene que enseñar a leer al pequeño no se sienta con ánimos para hacerlo bien y a gusto, es mejor que lo deje para otro momento.

ninos-estudiando-g

iconos-de-numero-10-azul-cielo-55260Finalización placentera. La sesión debe acabar con una celebración especial. El padre o la madre que ha participado en ella termina celebrando el acto con expresiones de afecto hacia el niño mediante carisias, besos o abrazos, con los que se le da a entender la alegría que produce su aprendizaje. Ésta es la mejor recompensa a su interés. No hay que recurrir a premiarle con galletas o caramelos. El pequeño ha de similar todo lo que ha aprendido con un sentimiento muy placentero, lo que facilita y acelera el proceso de aprendizaje.

leyendo

“La edad para empezar a leer no ha de ser un obstáculo cuando se trata de los niños pequeños; pueden aprender a partir de los seis meses sin ningún problema. Sólo es necesario saber cómo hay que enseñarles.”

Fuente:  Cómo Estimular El Aprendizaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares